Ya lo dijo la Madre Teresa de Calcuta que “Quien dedica su tiempo en mejorarse a sí mismo, no tiene tiempo para criticar a los demás”

  • Por eso ahora mientras algunos se quejan y critican, yo actúo.
  • Cuando los demás abandonan, yo persevero.
  • Cuando otros imaginan que es difícil, yo lo intento.
  • Cuando alguien para por temor, yo sigo caminando con mi miedo.
  • Cuando tengo un sueño, despierto, pongo lo mejor de mí y ¡lo hago realidad!

¿Por qué solemos criticar a los demás?

Tal vez te digas a ti mism@: “yo nunca critico a la gente” y  lo más probable es que si lo haces. Todos criticamos en ocasiones. Algunas personas lo hacen muy esporádicamente, pero para otros es una actividad que disfrutan y lo hacen todo el día.

Existe un placer oculto en criticar a los demás y en realidad lo que hay es una gran inseguridad personal.

Presta atención:  Cuando criticas a alguien, inconscientemente estás asumiendo que tú estás bien, que tú tienes la razón y el otro no, o sea que aquí le estás dando poder a tu ego.

No importa si lo que criticas es la forma de vestir de la otra persona, o su manera de educar a sus hijos, o las cosas que disfruta comer, o los lugares que elige para vacacionar. El hecho es que al criticar asumes que tu verdad es la correcta y la otra persona está mal. ¿Te das cuenta?

Criticar es de algún modo resaltar que el otro es “inferior” a ti de alguna forma, y lo que realmente estás intentando lograr es sentir que “tú eres superior”. Por eso disfrutamos tanto criticar, es una manera de alimentar tu ego, y se siente muy bien sentirte “superior” al otro en algo.

El problema de esto es que mientras más criticas, y mientras más te aferras a ese mal hábito, confirmas tu inseguridad. . Significa que tienes una necesidad de sentirte superior, porque en el fondo te estás sientiendo inferior.

Aquellas  personas que son más seguras de si mismas, simplemente no critican a otros porque no tienen esa necesidad. No les parece divertido hacerlo, entienden y respetan que los demás pueden ser diferentes, y eso no hace que estén equivocados.

Los más seguros son más tolerantes con los demás, comprenden que pueden excistir otras miradas y puntos de vistas,  cada persona tiene su verdad y todas son igual de valiosas.

Te propongo que te observes  cada vez que criticas a alguien, y analiza cómo en realidad estás disfrutando sentir que tú eres mejor que el otro en algún aspecto. No caigas en esa trampa y mejor date cuenta que todas las personas son diferentes y todas son igual de valiosas. Somos únicos.

Te invito a que realices  un trabajo constante en ti, para que puedas ser una persona más consciente y estable emocional, mental y espiritualmente.

 

Abrir chat
1
¿Necesitás ayuda?
Hola ¿En que te puedo ayudar?