¿Qué es el colon irritable?

Es un Cuadro crónico, Enfermedad o trastorno que tiende a reaparecer después de un período de curación, caracterizado por la existencia de dolor abdominal y/o cambios en el ritmo intestinal, acompañados o no de una sensación de distensión abdominal, sin que se demuestre una alteración en la morfología o en el metabolismo intestinales, ni causas infecciosas que lo justifiquen. También se lo conoce como colitis nerviosa. No tiene complicaciones orgánicas pero sí hay que realizar el tratamiento adecuado para cada período.

¿Qué lo causa?

  • Causas inflamatorias o infecciosas pueden producirse luego de un episodio de diarrea infecciosa, conocida como gastroenteritis.
  • Causas psicológicas: Esta enfermedad o trastorno tiene mayor incidencia en individuos que padecen estrés, ansiedad y depresión, como también en aquellos que tienen a somatizar enfermedades o personas que hayan sufrido algún tipo de trauma psicoafectivo.
  • Factores genéticos: Se han encontrado familiares de primer grado de los pacientes con este trastorno, atribuyéndose así una agregación familiar al Síndrome del Intestino Irritable (SII).

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas digestivos  son el dolor y la distensión abdominal que suele ser difuso o localizado en el abdomen inferior, y la alteración del ritmo intestinal de tipo cólico, opresivo o punzante, en general leve o de moderada intensidad, con una duración inferior a las dos horas, que alivia tras la defecación.

Las alteraciones del ritmo intestinal pueden manifestarse con predominio del estreñimiento o de diarrea. Otros síntomas son la sensación de evacuación incompleta y la presencia de moco en las deposiciones.

¿Cómo prevenirlo?

Una alimentación adecuada puede ayudar a prevenir, se recomienda que las comidas sean pobres en grasas y ricas en proteínas y fibras. Hay alimentos que además pueden provocar una mayor cantidad de gases como el coliflor y el brócoli, las legumbres, los frutos secos o las bebidas alcohólicas, es mejor evitarlos.

El agua es fundamental para ayudar a reducir la irritación, (beber dos litros de agua al día)  ya que además previene el estreñimiento y facilita el movimiento del bolo alimenticio y comer todos los días a la misma hora, así como regularizar las horas de deposiciones preferiblemente después del desayuno

Hacer ejercicio de forma regular ya que esto produce una mejora de la movilidad intestinal.

Y por supuesto intentar evitar situaciones que generen estrés o ansiedad.

¿Qué alimentos consumir al querer mejorar el colon irritable?

Carnes: al principio blancas y cocidas y subdivididas, luego incorporar las rojas.

Leche: descremada parcialmente deslactosada, yogur descremado, quesos blancos, huevo entero.

Vegetales: zanahoria, zapallo, zapallitos sin cáscara, ni semillas, cocidos.

Frutas: manzanas sin cáscara, bananas y peras maduras, pisadas sin cáscara.

Cereales: Por ejemplo arroz blanco.

Pan: blanco apenas tostado.

Gelatina diet, aceite crudo, condimentos como la canela, la vainilla, el orégano, el perejil, tomillo, albahaca, clavo de olor y azafrán, evitar los picantes por completo.

Infusiones: té claro, tisanas y mate cocido livianos, café descafeinado.

Bebidas: agua sin gas, caldos, jugos o licuados de frutas permitidas.

En períodos de constipación, consumir  alimentos que produzcan estímulos suaves como yogur, vegetales y frutas cocidas. Por ejemplo: remolacha, pulpa de tomate, berenjenas, palmitos, papa y batata. Duraznos y damascos, sin son enlatados, en la versión light. Comer despacio, masticar bien y evitar tragar aire al ingerir los alimentos. Fraccionar la alimentación como mínimo en 4 comidas al día y evitar comidas abundantes. Tomar unos dos litros de líquido al día.

¿Qué es necesario evitar?

Bebidas alcohólicas y gaseosas. Legumbres, picantes, fiambres y moderar el consumo de café y mate cebado ya que es muy probable que irriten la mucosa intestinal.