No soy quien para dar consejos, en definitiva creo que  nadie lo es.

Y como es de información pública, ya todos a esta altura deben saber que dentro de un mes cumplo 25 años de casados con mi esposo. Como dije en otras oportunidades, creo que hoy en día estamos siendo unos medios bichos raros. ¿Te estás preguntando como hicimos para llegar a esta meta???  Yo también muchas veces me lo sigo preguntando…

Lo que si te puedo decir que durante todos estos años tratamos de respetarnos en nuestra individualidad, nuestros gustos, deseos, opiniones (distintas uno del otro), las relaciones personales con nuestros familiares, las amistades.

Muchos andan diciendo por ahí, que son  malos tiempos para las parejas.

La vida familiar es cada día más compleja,  los trabajos son cada vez más absorbentes, la diferencia entre cómo nos educaron y cómo somos hoy, lo que esperábamos y lo que encontramos.

Todos los días la vida nos regala la oportunidad de mejorar, de crear mejores relaciones, con nosotros mismos y con los demás

Aunque es cierto que no hay una pareja igual a otra, hay algo en común que todos buscamos “LA PRESENCIA DE UN HOGAR”, la tranquilidad de ser quienes somos. El lugar donde el telón se baja y ya no es necesario representar ningún papel.

Entonces… ¿Cómo hacemos para matizar entre lo cotidiano y la atención al otro??? Eso que hace que el otro se sienta un poco más importante en tu vida.

Existe algo que se llama FACTOR SORPRESA, que sólo sirve para hacer sentir más especial a ese amor, pareja, amigo, hijo, padre… Es como decirle en silencio “Estoy pensando en ti, por que tu estás en este momento por encima de todo”, dejando de lado, aunque sea por un rato, las preocupaciones y obligaciones.

Ahora bien, si estás en pareja y tu deseo es cuidarla y mantener la relación te ofrezco…

5 recomendaciones que te pueden llegar a ser muy útiles.

1. Habla con el o ella y sin teléfono de por medio

Cada vez que llega la tarde y luego de un día arduo de trabajo, solemos sentarnos y tomamos unos mates, o un cafecito, ese puede ser un momento ideal para charlar. ¿Charlar de qué, después de 25 años?

Parece una obviedad, pero se trata de algo fundamental. No solo es cuestión de hablar de temas mundanos y rutinarios. (¿Cómo te fue en el trabajo??? a esta altura ya es pregunta corriente – ya volvieron todos de vacaciones el tráfico es una locura o la famosa  pregunta ¿Qué vamos a cenar???)

Más bien la idea es  conversar sobre cuestiones que nos andan preocupando o nos inquieten. Cada uno a esta altura ya sabemos en que etapa de la vida nos encontramos y no hay nada mejor como una buena conversación para comprendernos, ayudarnos a eliminar miedos, alentarnos, y mimarnos.

Este año, uno de los tantos cambios que me propuse implementar es el de silenciar el celular en esos momentos de conversación profunda y poner los 5 sentidos para escuchar lo que me dice.

Así creo que el camino se tornará cada vez más placentero.

2. Recupera los besos

En casa los besos son moneda corriente, nos despertamos nos damos un beso, nos despedimos para ir a trabajar nos damos un beso, nos reencontramos por la tarde nos damos otro y el de la noche a veces hasta llega con premio. Muchos dirán, pero si ya se saludaron a la mañana ¿Para qué tantas veces? El tema es que con un beso comunicamos todo lo que sentimos sin necesidad de palabras. Entregamos la intimidad con los labios.

Ahhh me olvidaba, si estamos enojados también tenemos nuestro ritual de besos, pero claro, no son los mas deseados, pero peor es nada.

Entonces…¿Para qué dejarlo de lado? Lo que conseguimos con esto es desterrar ese instante de entrega mutua. Por otra parte, constituye el inicio de una posible relación sexual, esencial para conservar a tu pareja.

Como sucede con el beso, el sexo es un espacio de diálogo inimaginable y, por si fuera poco, se sustenta en el placer, ¿Qué más podríamos esperar?

3. Hacer alguna actividad juntos

No necesariamente debe ser hacer un deporte juntos, o ir al cine, o a bailar, lo ideal es iniciarnos en algo que ninguno de los dos conozca y que a la vez nos atraiga. Esto hará que podamos aprender juntos a salir con más frecuencia de nuestra zona de confort.

Lo que implementamos nosotros hace unos meses, fue anotarnos a un plan de alimentación saludable para sentirnos mejor y bajar de peso, ¿O te creías que seguimos iguales a los de la foto???

Esta actividad que te acabo de contar o cualquiera que se te ocurra, los ayudará a escaparse de la rutina diaria. En este sentido, nos volvemos mejor compañía para cualquiera, ya que nos mostramos positivos y optimistas.

4. No renuncies a tu  vida individual

¿A quién se le ocurrió que yo podía ser una media naranja? YO SOY UNA NARANJA ENTERA Y BIEN GRANDOTA.

Una cosa es complementarse y otra muy distinta es creer que yo no soy nadie sin el otro o viceversa.

Continúa haciendo tus actividades preferidas, cuidá a tus amigos.

Durante años, amigos y familiares, no comprendían muy bien esto entre nosotros, un fin de semana el se iba a pescar y otro yo me iba a un Retiro de silencio, (obvio que me entendían menos a mi que a el, pero ese es otro tema…) ¿Por qué no se preguntaban? ¿Cómo sería nuestro reencuentro??? El regalar libertad al otro, es regalar confianza y eso no se paga con nada.

En definitiva, tener algo que contar cuando volvemos a casa es indispensable para conservar a la pareja.

Esto da pie a iniciar nuevas conversaciones que pueden devenir en otra, por lo que la relación se vuelve mucho más fluida, libre y natural que cuando estamos todo el tiempo juntos.

5. Presta atención a los detalles

¿Le vas a hacer un regalo a tu pareja? ¿En qué estás pensando? Flores, chocolates, perfumes, una salida, una cena romántica en casa… La mayoría de las veces terminamos cayendo en el consumismo, en lo práctico.

Pensá bien, no necesitás comprar regalos caros: podés escribir una carta, un poema, unas flores de tu jardín o de la casa de algún vecino, construir algo con tus propias manos…

La clave está en que la otra persona reciba el siguiente mensaje: “Lo único que pretendo con esto es que seas feliz”. Parece mentira, pero abandonar la productividad por el amor hoy en día es muy valioso.

El objetivo debe ser enriquecer la comunicación con tu pareja.

No te olvides nunca de VOS, porque solo así podrás amar a otros con honestidad y con la atención que merecen.

Cuando no lo hacemos, nos llenamos de pensamientos negativos que nos sabotean, incluso cuando no hablamos de ellos.

Ahhh me olvidaba contarte, hoy día de San Valentín, me levanté mas temprano que de costumbre y el regalo que le hice fue, buscar en Youtube la canción con la que entramos en la fiesta de nuestro casamiento… Un regalo sencillo, atento, con emociones que evocan recuerdos, distinto y especial.

Te la dejo por si querés regalar algo diferente a alguien especial.

Si tú eres mi hombre y yo tu mujer

Pregúntale a la noche. Si ha visto alguna vez
Dos pieles abrazándose en una misma piel

Tu cuerpo es casi mío, mi cuerpo es casi de él
Dos islas que se buscan entre la niebla de las dos

Si tú eres mi hombre, y yo tu mujer
Donde quiera que estés amor contigo estaré

Porque el sol puede mentir
Porque el mar puede engañar
Todo puede ser mentira
Pero nosotros somos verdad

Si tu eres mi hombre, y yo tu mujer

Donde quiera que estés amor contigo estaré

Lejana o cercana tu lo quieras o no

No hay muerte en el mundo que consiga matar, una historia de amor

La vida nos oprime, nos oprime el corazón
Mi estrella es sola tuya, tu estrella Solo yo

Si tú eres mi hombre, y yo tu mujer
Donde quiera que estés amor contigo estaré

Lejana o cercana tu lo quieras o no
No hay muerte en el mundo que Consiga matar una historia de amor

Abrir chat
1
¿Necesitás ayuda?
Hola ¿En que te puedo ayudar?