Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/u338677819/public_html/wp-includes/post-template.php on line 284

Al re – descubrir nuestras habilidades, dones y talentos, podríamos decir que tenemos el camino bastante alineado para poder brindarnos al mundo cumpliendo así nuestra misión de vida, pudiendo dejar esa huella tan única y tan especial.
Ahora bien ¿De dónde viene la palabra misión?
La palabra misión viene de encomienda, de envío. Y cuando hablamos de envío, por lo menos a mí me viene a la mente, aquellos doce apóstoles y ese legado que se fue transmitiendo de generación en generación en cada uno de nosotros.

Fuimos enviados al mundo, llamados a anunciar. Parece muy raro pensarnos a nosotros mismos como un apóstol.

Hasta creo que suena, demasiado solemne, demasiado religioso o demasiado institucional.
Pero en realidad, yo, en mis circunstancias, en mi trabajo, en mi vida concreta, en mi familia, en mis estudios, con los amigos… tengo también una misión, una tarea, un reto, un desafío.

¿Qué tal si de una vez por todas nos convertimos en los protagonistas de esta película, con toda la adrenalina que eso implica y nos valoramos y respetamos por esa MISIÓN ÚNICA E INTRANSFERIBLE?

Quizás esta película no sea tan de novela, no se trate de salvar al mundo, matar a un dragón o atrapar a unos terroristas, lo más importante de todo que esta misión es mía y nadie podrá realizarla salvo yo.

Si no pregúntate ¿Qué tan diferente sería este mundo si yo no estuviera?

Y tal vez, descubras que hay alguien que necesita tu palabra, tu caricia, tu Fe y hasta tus dudas. Alguien que espera tu entusiasmo. Alguien a quien le puedas contar una Buena Noticia.

Los apóstoles, esos elegidos y enviados eran todos muy distintos. Casi nunca estaban de acuerdo en todo. Discutían, veían las cosas de formas diferentes. Y cada uno tenía su propio carácter. Uno era un tanto más rudo, otro un poco más delicado, había algunos con más sentido del humor y por su puesto estaba el que era más callado, También estaba el que le tenía miedo a casi todo y el que creía que se podía llevar el mundo por delante.

Y aquí viene lo lindo de todo esto, por lo cuál también yo tengo mis formas, mis talentos, mis capacidades, mis maneras y mis mañas, podríamos decir mis luces y mis sombras.

Una vez que estamos despiertos y nos damos cuenta como Dios en una forma concreta, a través de ti y de mi va concretando su plan de amor, podemos comprender como su proyecto de amor se puede tornar realidad.

Entonces pregúntate que es eso que está dentro tuyo, que es parte de tu esencia, eso que todo el mundo te dice que eres y vos te negás a escuchar, quizás sea tu alegría, tu paciencia, tu ternura, tu firmeza, tu honestidad, tu afán de justicia, tu creatividad o imaginación, tu servicialidad, etc…

Son tantos los caminos y tan diferentes, como tantos acentos, como personas.

El desafío está en darnos cuenta, como nuestra manera de ser, pueda estar cada día más alineada con el hacer posible nuestra misión.
Y en definitiva que nos dejemos conducir por quien realmente nos ha enviado, poniendo cada día lo mejor de cada uno de nosotros.