¿Te ha pasado que sentís que llegás al final del día como sin fuerzas, sin energías, como que cero de fuerza de voluntad y lo último que deseás es pasarte tiempo preparando la cena???Cuando elegimos querer bajar de peso, la planificación y preparación se convierten en la clave para el éxito.

 Está comprobado que la inversión de una hora diaria en la preparación de la comida, se lo asocia a mejorar diferentes hábitos alimenticios.

Existen estrategias, por ejemplo dedicarle un tiempo extra a los domingos para planificar, preparar, almacenar y congelar, para asegurarnos que tu dieta no se despiste y así poder convertir un domingo en DÍA DE SUPERACIÓN PERSONAL.

Entonces ¿Qué te parece si hoy nos dedicamos a aprender a diseñar un Plan de Acción??? Y comenzar a visualizarlo durante la semana, antes que nos sorprenda el domingo.

¿Cómo es tu semana? Esta pregunta es esencial que te la respondas. Si la idea es bajar de peso e incorporar comidas saludables, visualizá tu semana, desde tu desayuno, colaciones, almuerzo, merienda y cena. 

Hacernos un tiempo los domingos funciona, ya que son lo más parecidos a los lunes para mantener la comida fresca durante toda la semana, en el caso que no tengas tiempo los fines de semana, podrás utilizar los lunes por la nochesita para hacer tus compras y la preparación de alimentos.

Aprender a preparar nuestros alimentos por partida doble o triple, también puede ayudarnos a variar, combinando carnes con ensaladas de distintos tipos. Por ejemplo choclo, arvejas (congelados), lentejas, garbanzos y porotos, como también preparar arroz (si es integral mucho mejor) y tenerlo en la heladera para utilizarlo tres veces o hervir acelga o espinaca, ya sea para bocadillos, ensaladas o rellenos. Cocina Carnes, prepara hamburguesas caseras, podés hacer una lasagña de pescado y vegetales, etc…

Comer lo mismo dos días seguidos a veces resulta un poco aburrido y poco nutritivo, entonces para eso podés hacer dos o tres platos diferentes donde elijas alternar o combinar durante la semana. Podés también hacer diferentes salsas a la hora de hacer nuevas combinaciones.

Y antes de salir hacer tus compras, enfocate en tu meta y llevá una lista de todo lo que realmente vas a utilizar, para que no te sorprendas al abrir la heladera o la alacena y no encuentres lo que necesites.

Al planificar tu alimentación de la semana asegurate de elegir recetas, donde puedas congelar esos alimentos. Por ejemplo, sopas, caldos, batidos y salsas las podés congelar en pequeñas bandejas y elegir en el momento la que prefieras.

Cuando tu comida ya está hecha y sólo necesita ser calentada, es menos probable que llegués sin esa energía que te hablaba al principio.

 Y recordá tener en cuenta a la hora de la preparación, la regla de los 3:

1 proteína, 1 carbohidrato y 1 producto fresco. Para no caer en excesos. O podés optar por incluir carnes solo en el almuerzo o en la cena.

A la hora de servir los alimentos fíjate de que sea sólo un plato y un postre (si es una fruta fresca mucho mejor), si podés sumar un caldo magro antes de tus comidas mucho mejor.

Durante el día, bebé como mínimo 8 vasos de agua, esto hará que pierdas más calorías y a la vez vayas limpiando tu organismo.

Otro secretito para bajar  de peso, es reducir lo más que puedas el sodio.

Bueno, espero de corazón que todas estas herramientas se conviertan en una ventana de oportunidades y posibilidades, para vos. 

 Y por último te invito a que te desafíes, que esto que estás leyendo no quede en el cajón de los recuerdos y verás como de a poco, al ir incorporando estos nuevos hábitos vas a lograr quizás más de lo que te imaginás.