¿Te diste cuenta, cuantas veces en el día reaccionás, a todo lo que te rodea?

 Incluso a lo que pasa dentro tuyo, lo que pensás de vos mism@  y de los demás. Esto siempre va a generar problemas mayores, con tus vínculos o con tu salud física, mental y emocional.

 ¿Cómo podemos hacer?

Imaginate por un momento que estás en tu casa y tu  espos@, o compañer@ de vida, rompe algo que querías mucho.

Lo más normal sería, que reaccionaras, enojándote, hasta te imagino dando unos cuantos gritos… Entonces… Tu compañer@ se pone mal vos te ponés peor y todo empeora.

 Así funcionamos en Piloto Automático 

 La otra opción que podés tomar es RESPONDER, notar como el enojo va escalando dentro de tu cuerpo, precibís las sensaciones, tomá una pausa para no caer en ese impulso automático. Respirás. Chequeas que la persona esté bien.

 Y dejás que pase la sensación molesta, puede ser unos segundos, o podés salir de la vista de la situación que te perturba. De esta manera, lo más probable es que te des cuenta que lo que se rompió es un objeto y que podés vivir sin eso.  Cuando te calmes hasta podés abrazarl@ y decirle que todos las personas cometemos errores, rompemos cosas, nos pasan cosas. 

El Coaching Ontológico nos invita a prestar atención dentro y fuera de nosotros de una forma muy distinta a la que estamos acostumbrados, SIN JUZGARNOS. Para que podamos aprender a observar sin reaccionar, eligiendo como podemos responder, sin que nos “rapte” nuestro cerebro emocional (o un SECUESTRO EMOCIONAL).

 Así podrás utilizar tu cerebro pensante para resolver las situaciones con tu potencial que seguro abunda y te estarás cuidando de tu propia reacción, evitando el estrés probable y de paso identificar que en los momentos más desafiantes, también podemos poner pausa, antes de actuar, observando como podemos ir apagando nuestros impulsos automáticos y utilizar mejor nuestros recursos. Pero claro, existen situaciones que no podemos controlar, pero siempre, SIEMPRE, podemos controlar como respondemos a esa situación. Y eso puede hacer toda una diferencia en nuestra salud y relaciones humanas.

 «TODOS ALGUNA VEZ NOS ENOJAMOS Y POCAS VECES PENSAMOS EN COMO NOS COMPORTAMOS CUANDO ESTAMOS ENFADADOS»

Te propongo un ejercicio: Veamos como se enojan los animales, para comprender las diferentes reacciones

LA TORTUGA: ¿Sabés que hace la tortuga cuando se enoja? Se esconde dentro de su caparazón, no dice nada, pero tampoco hace nada.

EL LEÓN: ¿Sabés que hace el león cuando se enoja? Ataca a los demás. Ruge y da muchos zarpazos.

EL BÚHO: Cuando el búho se enfada se aleja un poco, se posa en una rama de un árbol, observa y piensa. Y cuando pensó y se relajó, vuelve para hablar e intentar solucionar las cosas.

Ahora preguntate

¿Cuándo te enojás como reaccionás como Tortuga, León o Búho? 

Abrir chat
1
¿Necesitás ayuda?
Hola ¿En que te puedo ayudar?