Recordar qué queríamos ser cuando éramos chicos, que juegos nos gustaba jugar más, si jugábamos más solos o nos gustaba estar más en compañía de nuestros pares, pensar en esas actividades que hacían que el tiempo pasara volando, puede ayudarnos a conectar con nuestros deseos más profundos.

Por ejemplo a mí me gustaba mucho escribir o describir, me encantaba crear cuentos y canciones con mi hermana menor, tanto fue así que en nuestra adolescencia ya soñábamos con tener nuestro emprendimiento en animar fiestas infantiles, el cuál pudo hacerse realidad por un tiempo. Vivía también dibujando y pintando, me gustaba hacer láminas con mis propios dibujos y decorar mi habitación.

Muchos me preguntan si es posible convertir una vocación en algo de lo que podamos vivir, o sea que nos genere ingresos, yo creo que sí, puesto que no somos meros barriletes que vamos por donde el primer viento de turno nos lleve, somos seres que venimos con una historia de vida, donde fuimos construyendo de alguna u otra manera el ser que somos hoy.

El haberme preguntado qué era eso que más me gustaba hacer en mi infancia, me llevó a darme cuenta que todo tiene un hilo de conducción.

El animar fiestas infantiles me llevó a querer ser maestra jardinera y a pesar que nunca ejercí esa profesión hasta ahora (porque uno nunca sabe las vueltas de la vida) , me di cuenta que pude lograr conducir grupos de niños, “mis tan amados misioneritos”, como también estar al frente de la Pastoral de la salud en la Parroquia de mí barrio, yendo a visitar a los abuelos en los geriátricos, “ellos también eran como niños” y hoy estar escribiendo en mi blog, seguir brindándome para que tu también puedas descubrir y poner en acción tu sentido de vida y ofrecerte diferentes herramientas para que puedas tener una mejor calidad de vida, hace que todo ese camino recorrido tenga mayor sentido.

Con respecto al pintar y decorar, es el día de hoy que lo sigo haciendo naturalmente con mi hogar.

Cuando hacemos lo que realmente amamos, nuestras capacidades y habilidades se ponen todas en marcha.

De eso se trata emprender: de encontrar aquello que nos gusta y potenciarlo para construir ese futuro que soñamos.

Es momento de conectarte con tu verdadera pasión y de darle forma para convertirla en un emprendimiento, misión o sentido de vida.

Te invito a que te conectes con tu infancia o adolescencia y descubras esas señales que pueden estar mostrándote el camino hacia tu realización personal  y/o profesional.

Abrir chat
1
¿Necesitás ayuda?
Hola ¿En que te puedo ayudar?