¿Te has sentido como si estuvieras enferma, mientras atraviesas la etapa de la menopausia?…

Bienvenida al club.

Al principio cuando comencé con los síntomas de la menopausia, (sofocones, cambios repentinos de ánimo, sumar algunos kilitos de más, etc…), me preguntaba ¿Y esto cuando se va a terminar??? Hasta que me decidí a tomar las riendas en el asunto y comencé a informarme.

Aquí te cuento sobre algunos de los temas  que pude reunir, para ir soltando un poco los miedos y la incertidumbre. Ya que cuando más sabemos sobre algo que nos preocupa, lo mejor que nos puede pasar es ocuparnos y aprender para poder enfrentar a todos esos fantasmas.

La menopausia no es una enfermedad que deba ser tratada, sino que representa una etapa normal de la vida, como tantas otras. Los cambios que vienen con la menopausia son numerosos y cuanto más los conozcas, mayor control tendrás sobre ellos.

Aprende aquí como transitar de la mejor manera esta etapa y mantenerte siempre saludable.

¿Qué te indica que podrías estar atravesando la menopausia?

En la mayoría de las mujeres, la menopausia comienza entre los 45 y los 55 años, (Yo comencé a los 45 al igual que mi mamá).  El período menstrual comienza a presentarse con menor o mayor frecuencia, es decir con irregularidad, para finalmente desaparecer al cabo de un tiempo variable, según cada mujer. Otros signos y síntomas que se presentan en la menopausia son:

  • Calores súbitos, o sofocones.
  • Cambios de humor
  • Cambios en el deseo sexual y sequedad vaginal
  • Problemas para dormir
  • Sudores nocturnos
  • Aumento de peso
  • Pérdida de masa ósea.

Se considera que la menopausia se ha completado cuando una mujer no ha tenido el período durante un año. Esta ausencia de menstruación indica la transición de una fase reproductiva a una no reproductiva en la vida de la mujer.

Algunas de las complicaciones de la menopausia…

Puedes experimentar incómodos episodios de sofocones y sudoración

Los episodios de sofocones pueden comenzar durante la premenopausia y durar por años. Se caracterizan por el aumento y el descenso repentinos de la temperatura corporal, los cuales pueden afectar la vida cotidiana. Los sofocones pueden llevar a palpitaciones cardíacas y sensación de ansiedad, tensión o temor. A veces, ocurren durante la noche, interrumpiendo el sueño y causando fatiga y cambios de humor.

Algunos pequeños hábitos pueden ayudarte a disminuir las molestias de los sofocones y sudores, tales como vestir ropa ligera y holgada, alimentarte saludablemente, (aumenté las frutas y verduras, reduje la cantidad de carnes rojas y eliminé de mi dieta los alimentos a base de gluten, esto último fue a raíz de otro tema, pero tengo que admitir que mejoré notablemente con los síntomas) beber mucho líquido (esto ya lo implementé y me dio muy buenos resultados), practicar yoga o meditación (la meditación, me ayuda a estar más situada en el presente, bajar mis niveles de ansiedad y hasta duermo mejor) y realizar respiraciones profundas durante los sofocones, (esto último también es de gran ayuda)

Es muy común aumentar de peso durante la menopausia y no sucede de un día para el otro, si no que se va produciendo gradualmente.  

El sobre peso ya no se distribuye como antes, si no que comienzan a acumularse en la región abdominal.

Esta grasa abdominal aumenta el riesgo de sufrir diversas enfermedades, por ejemplo, cáncer de mama, enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 y depresión.

Por eso te recomiendo que te decidas a cuidarte cuanto antes y aproveches esta etapa de tu vida, al igual que yo para incorporar alimentos mucho más saludables y realizar actividad física diariamente (en mi caso, ya te conté en otros artículos que comencé a salir a caminar 25 cuadras por día, muchos podrán decir que no es mucho, a lo cual les puedo decir que es cierto, pero antes que nada, POR ALGO SE EMPIEZA)

Tus huesos podrían debilitarse

Los estrógenos mantienen tus huesos fuertes. Durante la menopausia, e incluso en la premenopausia, tus ovarios dejan de producir estas hormonas lo cual conduce a una pérdida rápida de masa ósea que puede terminar en osteoporosis. Sin embargo, puedes atenuar esta pérdida de hueso mediante el consumo de alimentos fuentes de calcio y de vitamina D (por ejemplo, sardinas, caballa, huevos, yogurt,  leche o leche de soja). Además, la actividad física te ayudará a mantener los huesos sanos y fuertes. Y si te animás a hacer actividad física al aire libre, mucho mejor, ya que una fuente importante de vitamina D la proveen los rayos solares (por la mañana es ideal)

Los cambios de humor son muy frecuentes

Las fluctuaciones hormonales durante la menopausia producen cambios en la química cerebral que se traducen en cambios de humor frecuentes. Por eso, es común que sientas emociones y sensaciones disfuncionales, tales como tristeza, enojo, ansiedad, irritabilidad, vulnerabilidad y agotamiento. Si bien estos cambios de humor son normales, no debes subestimarlos ya que existe una mayor susceptibilidad a padecer depresión en esta etapa biológica. (Atenti a esto, recuerda que las emociones si les prestamos atención, pueden convertirse en aliadas, para lograr muchos cambios en nuestra vida)

Problemas para dormir

Por una parte, los problemas de sueño pueden relacionarse con los sofocones  que mayormente aparecen durante la noche y hasta logran interrumpir el sueño. También los cambios hormonales (disminución de estrógeno y progesterona) y la inestabilidad emocional propios de la menopausia, te pueden llevar a sufrir de insomnio, ronquidos y sueño liviano.

Los consejos para conseguir un sueño reparador y profundo incluyen: practicar técnicas de relajación, seguir un horario regular de sueño-vigilia y evitar el consumo de sustancias estimulantes en las horas previas a dormir (café, nicotina, energizantes, etc.)

Ahora que ya conoces más, sobre este tema que te estaba preocupando, ¿De que manera vas a comenzar a ocuparte?

Tomarnos la menopausia con una actitud positiva, aprovechando los beneficios de estar atravezando esta etapa sin caer en el desánimo.

Es fundamental aprender a relajarnos y tomarnos la vida desde una perspectiva dinámica y enérgica, dejando de lado las preocupaciones.

Además, no es conveniente recluirse en casa porque nos sintamos mal, cansadas o de mal humor.

Debemos mantenernos activas, cuidar nuestra vida social y también sexual buscando todos esos remedios naturales para los distintos síntomas de la menopausia y así lograremos que nada se interponga en nuestra felicidad.

Porque la mejor crema antiedad es mantener la ilusión.

¿Has experimentado alguno de estos síntomas típicos de la menopausia?

¿Qué tal si nos compartes tus experiencias y así nos ayudamos entre todas???

Abrir chat
1
¿Necesitás ayuda?
Hola ¿En que te puedo ayudar?