Muchos de los malestares o patologías que se manifiestan corporalmente es debido a grandes silencios, es decir no decir lo que se quiere, pero por diferentes razones callamos. 

Por ejemplo: 

  • El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan. 
  • El resfrío chorrea cuando el cuerpo no llora. 
  • La alergia aparece cuando el perfeccionismo esta intolerante. 
  • El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir. 
  • Las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas. 
  • Las rodillas duelen cuando tu orgullo no se doblega. 
  • El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta.  
  • El dolor de garganta tapone cuando no es posible comunicar lo que nos aflige.  

La reflexología ayuda a desbloquear esas zonas del cuerpo, que se encuentran bloqueadas o sea por donde no está circulando correctamente la energía vital.

Esto puede deberse a 2 factores, uno es el estado de ánimo que puede disparar diferentes emociones, y el otro factor es algún bloqueo físico, ya sea por una mala postura, (para lo cual siempre recomiendo realizar una pedigrafía y recurrir a la elaboración de unas plantillas ortopédicas), también un bloqueo físico puede deberse por alguna intervención quirúrgica, donde la energía vital deja de circular.  

Ahora bien ¿Crees que las emociones se pueden diseñar? 

Cada vez que experimentamos un suceso inesperado se activa una emoción.

Podemos identificar los acontecimientos que «gatillan» las emociones.

Pero muy pocas veces en la vida, nos damos el tiempo para pensar que emociones transitamos.

Simplemente las vivimos, y las dejamos pasar como si fueran parte ajena a nosotros.

Somos seres diseñados para vivir en coherencia entre nuestro LENGUAJE, CUERPO Y EMOCIONES. Y es imposible que podamos vivir sin uno o el otro. 

Nuestro cuerpo puede gustarnos o no y lo mismo pasa con las emociones.

Somos seres que vivimos en permanente  emoción 

LA TRISTEZA: La sentimos cuando creemos perder algo que valoramos o anticipamos que sucederá algo malo. 
EL MIEDO: Nos avisa o nos paraliza. Tenemos miedo  a las pérdidas o al ataque.
EL ENOJO: Es una mezcla de Tristeza y Miedo, con un responsable que tiene que pagar por lo que hizo (esa conversación está detrás del enojo).
LA VERGÜENZA: Miedo que se haga público lo privado.
EL ABURRIMIENTO: Se da cuando no encontramos algo valioso en lo que estoy haciendo.

Desde la Reflexología Podal, es posible crear nuevas posibilidades en cada paciente, al desbloquear esas zonas que nombraba al principio, la persona se abre a expresar cada vez mejor sus sentimientos. 

Deja tu comentario, me encantará conocer tu opinión sobre todo esto. 

 



 

 

 



Abrir chat
1
¿Necesitás ayuda?
Hola ¿En que te puedo ayudar?