Seguramente muchos de ustedes se seguirán preguntando ¿Qué es el coaching?

Si bien el desarrollo del coaching tiene ya algunas décadas (desde los años 70), todavía no son muy conocidos sus beneficios. Muchos lo siguen relacionando con la tradicional figura del Coach deportivo, (o con los coach de Tinelli), en este caso son personas que entrenan a otras para que se desempeñen mejor en el deporte, ayudándoles a que descubran que es lo pueden mejorar, diciéndoles que y cómo hacerlo.

El coaching tal  como se lo conoce hoy,  se lo puede aplicar a cualquier campo de la vida personal, o profesional, como así también a empresas. Este proceso de transformación personal a diferencia del Coach deportivo no contempla como parte del proceso decirle a la persona que es lo que tiene que hacer,  muy por el contrario, busca que la persona, cliente (de la mano del coach) encuentre  las respuestas necesarias para solucionar sus problemas y encontrar nuevos resultados.

 “Te enseña a pescar, no te lo da servido”.

Hoy en día, el coach tiene la tarea de acompañar a las personas o equipos en un proceso de descubrimiento, es una búsqueda del tesoro interior, la cual es solo para valientes.

Cuando éramos niños ¿Cuántos de nosotros jugamos a la búsqueda del tesoro?…

¿Recuerdan que comenzábamos el juego con una serie de pistas que nos daban?…

Esas pistas no nos decían exactamente donde estaba el tesoro pero nos invitaban a reflexionar y así íbamos obteniendo respuestas para alcanzar el objetivo…EL TESORO.

De la misma forma funciona un proceso de coaching, el Coach hace preguntas, las cuales van funcionando como pistas, y de esta manera el cliente o coachee comienza a encontrar herramientas, para poder acercarse a su objetivo.

Encontrar el camino hacia la meta que desea alcanzar.  EL RESULTADO.

Ahora bien ¿Por qué se dice que el coaching es para valientes?  

Por que sin el compromiso del cliente para seguir hacia delante, el coach muy poco puede hacer. En este proceso es muy común encontrarse con creencias limitantes que traemos arrastradas por ejemplo desde nuestra infancia, como también mandatos familiares y costumbres culturales.

Por eso se dice que hay que ser  audaz y valiente para enfrentar este proceso de aprendizaje.

Es incorporar nuevas habilidades, invertir tiempo y dinero para poder encontrar ese resultado tan esperado.

Y por su puesto hay que tener valor para enfrentarse a uno mismo, poder dejar de lado todas esas costumbres que no nos están haciendo nada bien, aprender a ser flexibles con nosotros mismos y con los demás. En definitiva HACER QUE LAS COSAS PASEN.

Como coach me e encontrado con muchos que han preferido tapar el sol con un dedo, en lugar de desafiarse, por no salir de ese círculo vicioso en el que se encuentran. Es decir no se animan a salir de la ZONA DE CONFORT.

Esa comodidad que nos incomoda.

Muchos prefieren invertir su dinero en ropa, en ir a comer, en distraerse… en lugar de invertir en su desarrollo personal y profesional. Es decir todavía no se sienten preparados para convertirse en los verdaderos protagonistas de sus propias vidas.

Todos tenemos distintos tiempos, por que somos únicos.

Por eso siempre va a ser un orgullo para mi, el poder acompañar  a tantos en este proceso, acompañarlos a ver los cambios propios y de su entorno.

Todos tenemos un tesoro que nos está esperando, el tema es animarse a querer encontrarlo, y luego de encontrarlo volver a preguntarse…

¿Y ahora que lo encontré como sigue este juego?  

 

 

Abrir chat
1
¿Necesitás ayuda?
Hola ¿En que te puedo ayudar?