¿Te has sentido bajonead@ y muchas veces hasta ni encuentras las razones???

¿Cuáles son tus conversaciones internas???

¿Cómo te ves y como crees que te ven???

¿Cómo ves al mundo que te rodea???

¿Te pusiste a pensar alguna vez  que de acuerdo a como observas tu realidad, es el estado de ánimo que creas, y donde eliges quedarte???

Durante los primeros días de enero mis ingresos aumentaron, creí de golpe como que un hada madrina me había tocado, a diferencia de diciembre.

Cuando comencé a transitar la segunda quincena de enero, de nuevo mis finanzas decrecieron, lo cual por más coaching, neurociencias y todas las herramientas que tengo a mi alcance para salir de la desilusión, enojo, y bronca, no alcanzaron.

Hasta que por fin llegó a mi vista un artículo sobre MINDSET, y así pude comenzar a cambiar el observador que estaba siendo.

El Mindset, se basa en 4 puntos cardinales.

Por ejemplo una persona con una mentalidad de crecimiento, constantemente está poniendo en práctica estas cuatro llaves para alcanzar lo posible.

1. ES CONSCIENTE DE LA VOZ DE SU MENTALIDAD FIJA

Es común al acercarnos a un reto o a un desafío, que nuestra propia voz enjuicie la situación  y podamos decirnos “¿Estás seguro de que puedes hacerlo? Tal vez no tienes el talento necesario”.

O bien: “¿Qué pasa si no puedes? Será un fracaso.

La gente se reirá por que pensaste que tenías talento”.

El Mindset escucha esa voz interna y opta por superar el límite del juicio y busca lo posible.

2. SIEMPRE HAY OPCIONES
¿Cómo se interpretan los desafíos, los reveses y la crítica?

Una opción es interpretarlos con una mentalidad fija: no hay talentos ni habilidades para lograrlos.

O bien, se puede interpretar la realidad a partir del crecimiento: qué necesitas, qué estrategia, esfuerzos y amplitud de capacidades se deberán desarrollar para poder dar el gran salto.

3. HABLA CON LA VOZ DE LO POSIBLE

Una mentalidad fija, al acercarse a un desafío, de inmediato dice: “¿Estás seguro de que puedes hacerlo?”.

Una mentalidad de crecimiento diría: “Puedo aprender con el tiempo y el esfuerzo”.

La mirada fija puede decir: “Si no lo intento, al menos mantengo mi dignidad y no cometo errores”.

La mirada abierta diría: “Si no lo intento, automáticamente no lo lograré. Mejor lo intento”.

4. OPTAR POR LO POSIBLE
La excesiva preocupación de una persona encerrada en una mentalidad fija, le impide realizar movimientos audaces visionarios. Este tipo de personalidad interpreta la realidad a la defensiva.

En cambio, el hábito de creer en lo posible, crea una mentalidad de crecimiento y le da una oportunidad al logro.

Este punto de vista crea inconscientemente un amor por el aprendizaje diario y la capacidad de recuperación de los fracasos, los cuales son solo vías de aprendizaje, esenciales para llegar a un buen logro.

“Si crees que creces y estás abierto a crecer, es más probable que crezcas.

Si estás cerrado al cambio, es más probable que, en efecto, nunca cambies”.

En una entrevista al diario The New York Times, Dweck enfatiza que nuestra sociedad posmoderna, habituada a las comodidades y lejos de la supervivencia, tiene una obsesión enferma con la idea del éxito, el talento y el genio “natural”.

“Las personas que creen que el talento se puede desarrollar son los que realmente empujan, estiran, hacen frente a sus propios errores y aprenden”

Dweck.

Conscientes de ello o no, la mentalidad fija en realidad es una bomba enjuiciadora. Se hacen bien las cosas, con éxito, o se es un fracasado.

En otras palabras, nuestras mentes están constantemente monitoreando e interpretando, pero a veces el proceso no es el indicado.

Aquí te dejo unos puntos clave, que a mí me sirvieron mucho a la hora de querer cambiar mi visión sobre mi misma.

1- ¿Controlar o Confiar? Se trata de soltar el control, estamos muy acostumbrados a querer las cosas como queremos que sean (a esto lo llamamos EGO) y esto nos hace esforzarnos demasiado, nos presionamos y esto no logra ningún efecto sobre el resultado que queremos alcanzar. Las personas que tenemos dolores sobre los hombros  y las cervicales (y mi incluyo) es por el tema del control. Entonces a la hora de elegir ¿CÓN CUÁL TE VAS A QUEDAR, CON EL CONTROL O LA CONFIANZA?

 2- ¿Tener expectativas o desapegarte del resultado? Por ejemplo mis expectativas para esta segunda quincena de enero, eran superar los ingresos de la 1era quincena. Esto obvio que me trajo frustración, desánimo y bajón. Con esta técnica aprendí a que lo mejor es dar siempre lo mejor de uno, soltar la preocupación y el apego al resultado. ¿Qué otras cosas puedo hacer mientras tanto??? En mi caso, ocupé el tiempo, en escribir, leer, saqué cortinas que hacía mucho tiempo no las limpiaba, pinté unos sillones para el patio que ya estaban muy gastados, me puse al día con la plancha, como siempre una cuota más para relajarme y sentirme más productiva, mi hice unos hermosos almohadones con frases inspiradoras, salí a caminar, y empecé a cuidarme con unos batidos a base frutas y verduras. (Ahora que lo veo con otros ojos, a veces no es no tener trabajo, es tener otros trabajos)

3-¿Ir de un extremo de autoexigencia a otro de autocomplacencia o mantener el equilibrio?
La autoexigencia hace que nos sobre esforcemos  y sufrir por no conseguir eso que buscamos. Y el otro extremo es la autocomplacencia, quedarnos tirados sobre un sofá y no hacer nada.

Por eso lo ideal es encontrar un cierto equilibrio.

4-¿Ser perfeccionista o compasivo contigo mismo? El perfeccionismo tiende a traicionarnos, si comenzamos a hacer algo nuevo, que antes no hacíamos, ser compasivos con nosotros mismos, implica permitirnos equivocarnos y volver a comenzar. Y MUCHO MENOS COMPARARNOS.

5- ¿Compararte o ser auténtico? Muchas veces me pasa que veo a muchos de mis colegas ya con muchos años de experiencia, que tienen unas páginas Web súper bonitas (LA MÍA TAMBIÉN LO ES), que hacen wevinars, videos en vivo, arman talleres asociándose con otros, diseñan planes o paquetes de servicios  y me digo:- A mí cuanto me falta!!!

Hasta que veo… todo mi camino recorrido en tan poco tiempo, y como en un abrir y cerrar de ojos, mi mirada cambia.

Veo que mis servicios de podología, reflexología y coaching ontológico unidos, casi nadie los ofrece.

Veo que puedo ofrecer una mirada diferente desde mi lugar como ama de casa, emprendedora, con hijos que ya comenzaron a echar su propio vuelo, con casi 25 años de casada, y para que ocultarlo, con mis 47 años.

Entonces vuelvo a elegir… 

Lo mejor que me  puede pasar es ser…

Auténtica

¡Espero tus comentarios en el Blog!

Un fuerte abrazo.

                                                          Mónica

Abrir chat
1
¿Necesitás ayuda?
Hola ¿En que te puedo ayudar?