Este fin de semana comienza el Tiempo de Adviento en todo el mundo.

¿Sabes que significa esto? El Tiempo de Adviento es un tiempo de preparación antes de la Navidad,  se lo conoce como el primer período del Año Litúrgico Cristiano, que consiste en un tiempo de preparación para el nacimiento de Jesús en nuestro corazón. Su duración puede variar de 21 a 28 días, dado que se celebran los cuatro domingos más próximos a la festividad de Navidad. Es un tiempo de reflexión y de perdón.

Ahora bien ¿Te imaginas por que te cuento todo esto???

Seguro que no…

Desde  hace varios meses, me anda rondando en la cabeza el tema sobre de que manera manifestar mi espiritualidad desde que elegí escuchar a todos y sacar de todo y de todos lo mejor.

Por eso ayer por la mañana tuve una charla de Coaching con un colega con el que compartimos muchos aspectos espirituales y cuándo me preguntó ¿cual era el tema que quería trabajar? Le dije…COMO SACAR LO BUENO DE CADA SER QUE HA TRANSITADO EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD Y TRANSMITIRLO EN MI BLOG, SIN HERIR SUSEPTIBILIDADES.

En definitiva dejar de creer que mi verdad, tu verdad,  es la única que existe. Aceptarnos entre todos para construir un mundo cada día mejor que el que fue ayer.

Antes que continúe, quiero contarte, que soy católica ¿y sabes que significa la palabra católico? significa ´Universal´ Ahora te preguntarás ¿Universal a qué? A que deja ser a la gente como es, donde está Jesucristo, allí está la Iglesia Católica.”

Lo que me di cuenta en esta conversación  fue que, hoy mi deseo  es poder  transmitir la espiritualidad de una forma más abierta, donde podamos sentirnos TODOS UNO, para un mismo fin, el dar y recibir amor.

Desde hace mucho tiempo siento que Dios está en mi, está en mi hogar, está en la planta que riego, está en mi familia, esta en los amigos que visito y que me visitan, que está en vos… Siento que mi Iglesia soy yo, esté donde esté y así lo quiero vivir. Todos los días me levanto, agradezco, por el día que tengo, por lo que voy a recibir, tanto lo  bueno, como lo malo, por que seguramente algo de lo malo servirá para que aprenda algo nuevo.

Estoy en una etapa de mi vida donde ahora me permito meditar con alguien que me abra la mente, me ayude a relajarme, a disfrutar un momento, me gusta estar más abierta a hacer intercambio de opiniones.

Por ejemplo te cuento, el año pasado tuve un pintor en casa que es evangelista, y a mí siempre me gustó bendecir los alimentos, entonces mi familia y yo hicimos como siempre  una oración dando gracias, terminando con una oración a la Virgen María, y a mi me encantó ver a este señor como escuchaba atentamente, respetando y luego el continuó con su oración, para mi eso significa incluirnos, valorarnos, respetarnos en este tema sobre la espiritualidad.

En  todo este año quise expresar todo esto y hasta hoy no sabía el cómo hacerlo. O mejor dicho, creo que no me estaba sintiendo segura y confiada en transmitir todo esto por el miedo a herir susceptibilidades, perder el cariño de amigos, familiares y por que no decirlo, el miedo a perder futuros clientes. Es  muy probable que todo esto que te cuento, sean sólo juicios míos, ya que durante  10 años Misioné a más de 15 familias en mi barrio, donde todos los meses le llevaba la Imagen Misionera de la Virgen tres veces Admirable de Schoenstatt (tres veces Admirable, por que es Madre, Reina y Vencedora contra el mal), al comenzar este camino de emprendedora elegí dejar la misión, y muchas de esas familias, a las cuales las visitaba junto a María, se fueron apartando.

En mi Santuario Hogar continúo elevando mi oración por todos, claro que se me cae un lagrimón, duele dejar atrás algo que fue tan importante en mi vida como la misión, también se que para que nazca algo nuevo es necesario soltar.

Hoy puedo afirmar que la misión continúa desde otro ámbito y se que de esta forma puedo llegar a muchos otros.

Recuerdo una frase de Juan Pablo ll un tiempo antes de partir a la casa de Dios Padre que decía “Los creyentes de todas las religiones, junto con los hombres de buena voluntad, abandonando cualquier forma de intolerancia y discriminación, están llamados a construir la paz”, esa es la unión que sueño entre todos los seres humanos.

Por eso hoy siendo fiel a mi fe católica te invito a que abras tu mente y tu corazón, que descubras lo hermoso y maravilloso que existe en cada ser, en lugar de quedarte tan sólo con tus creencias, que en definitiva sólo hablan de nuestros propios egos, en definitiva, amar a todos sin excluir a nadie.

¿Qué te parece si este fin de semana que comienza el Tiempo de Adviento, como te lo comenté al principio de este artículo, le regalas al Niño Jesús una ofrenda de amor, por ese ser que quizás no tenga tus mismas creencias espirituales, pero en el fondo de su corazón, quiere lo mismo que vos y que yo AMARNOS POR SOBRE TODAS LAS COSAS???

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Abrir chat
1
¿Necesitás ayuda?
Hola ¿En que te puedo ayudar?