Cuando pasamos el umbral de los 40 años, descubrimos que ya tenemos un largo camino recorrido y también un largo camino por delante.

Cuando creemos que la infertilidad golpea a nuestra puerta es cuando más nos damos cuenta que podemos engendrar todo tipo de proyectos.
La vida en un abrir y cerrar de ojos nos puede sorprender en mostrarnos un rumbo inesperado.
De la noche a la mañana podemos sacar a relucir ese aspecto de nuestra personalidad que estaba ahí escondido.

¿Te das cuenta que a partir de esta edad se puede recomenzar una segunda vida?


En esta hermosa nueva mitad de la vida podemos hacer muchas más cosas, que cuando éramos más jóvenes, tantas cosas que deseábamos hacer y que no hemos hecho por falta de medios o experiencia…

¿Podés darte cuenta lo maravilloso que es tener 40 años y muchos más aún?

A ver decime, ¿Cuándo cumpliste tus 40 años por una de esas causalidades sentiste que estabas llegando a esa línea imaginaria que divide la vida de una persona en LO QUE FUE Y LO QUE SERÁ? 

Si es así bienvenido al club.

Es muy común escuchar a muchas personas, que sienten un poco de pánico al llegar a los 40 años y si no es exactamente a los 40, estas emociones pueden dispararse en cualquier momento que hemos pasado ese límite, por eso es muy necesario prepararnos, estar atentos y actuar.

Hoy en día, cada vez somos más los que aprendemos a ser felices con la edad que tenemos.
Hace un tiempo aprendí que el tiempo es una energía y a la vez es algo inevitable para todos, aceptarlo y disfrutarlo, serán las claves para que esa energía sea la que nos abra muchas posibilidades.

Al Tiempo podemos verlo como un Gran Maestro que no se detiene y a su paso va dejando estelas de crecimiento, conocimientos, sabiduría, experiencias algunas más agradables que otras, que han ido formando parte de nuestra vida.

Existe una señal de envejecimiento que es la vejez corporal, (arrugas, algunos rollitos de más, las hormonas que tantas veces nos juegan una mala pasada, el vernos quizás más encorvados, descubrirnos una papada más prominente que antes, los famosos lentes para leer después de los 40, etc…)

Ahora bien, podemos quedarnos en nuestras propias arcaicas, antiguas ideas o creencias a todo lo nuevo, ¿A quien no le asusta un poco lo nuevo? Fíjate un poquito en el avance de la tecnología. (A mi muchas veces me da pavor)

O podemos elegir vivir mucho mejor si nos posicionamos con nuestra mirada hacia delante.

Un famoso cantautor “Ricardo Arjona” nos refresca cuando lo escuchamos decir “No le quite años a su vida, póngale vida a los años”

¿Qué formas se te ocurren que podrías darle más vida a tus años?

En mi caso te cuento que de la noche a la mañana, logré hacer como un salto cuántico, dejé de mirar las hojas de mi calendario, de repasar todo lo que fui, lo que hice y lo que no hice; y me decidí a ocuparme en buscar todo lo que aún puedo hacer.

Te invito a que vos también des ese salto, soltés todo lo que ya pasó, sigas creciendo y avanzando con la sabiduría y la experiencia que te han dado los años, te aseguro que si empezás por hacerte cargo de tu presente, a la vuelta de la esquina te espera un futuro muy prometedor.

 

Abrir chat
1
¿Necesitás ayuda?
Hola ¿En que te puedo ayudar?